Ir al contenido principal

He leido... "El principio del Bumerang"

Con este título, Lothar Seiwert, uno de los más prestigiosos expertos europeos en Gestión del Tiempo, reúne una serie de reflexiones, consejos y métodos de autoevaluación sobre ese recurso tan apreciado y despreciado a la vez del que todos los humanos disponemos en igual medida (1 día = 24 horas: para todos) El subtítulo dice mucho sobre el contenido del libro: "Más tiempo para la felicidad" Lamentablemente no hay aún edición en español.

Hace algunos años que siento una especial inclinación por el manejo del tiempo, siguiendo la pista no sólo a Seiwert, sino también y de manera especial a José Mª Acosta, cuya excelente obra comentábamos
aquí meses atrás.

Seiwert ha publicado numerosas obras alrededor de la temática de gestión del tiempo que, en definitiva no es otra cosa que la gestión de la propia vida. La obra que nos ocupa es un texto muy completo que, aunque en edición de bolsillo, tiene una excelente calidad gráfica y una cuidada maquetación. El titulo por el contrario no parece demasiado acertado: el término bumerang hace aquí el papel de metáfora de la vida: equilibrio, libertad, dar vueltas buscando un sentido a la existencia...

Seiwert comienza estas 250 páginas hablándonos en términos generales del factor tiempo en nuestra sociedad y la influencia del tiempo y otros factores externos –como el estrés- en nuestro organismo. Expone entonces su visión de la vida como la agrupación de cuatro ámbitos: el laboral, el fisiológico, las relaciones y la espiritualidad (el sentido de vivir) para seguir con indicaciones de tipo táctico para poder “dominar nuestro tiempo” Una tercera sección nos habla de nuestros “frenos”, del estrés, del concepto de “fluidez” y de la importancia del equilibrio entre orden y caos –que, en su opinión- es positivo en cierta medida como precursor de la creatividad.

Curiosamente, el autor alaba la actitud de “estar sin hacer nada” en ocasiones. En este sentido se refiere a menudo al oso polar como animal preferido: “Es capaz de ser perezoso y pasar de inmediato a una actividad frenética cuando es necesario” La obra termina con una serie de anexos entre los que se incluyen autoevaluaciones para detectar nuestras fortalezas y debilidades en el quehacer diario contra el reloj.