Ir al contenido principal

He leido "Uso Eficaz del tiempo"


Acosta comienza hablando de cómo las prisas condicionan nuestro uso del tiempo hasta tal extermo que nuestra vida se transforma a veces en una sucesión de hechos sin rumbo concreto (la "jaula del hamster") Se hace alusión a los "ladrones del tiempo" se plantean una serie de elemntos más o menos teóricos y se proporcionan también claves prácticas para manejarse por la vida en lo que a un uso racional del tiempo se refiere.

En el libro se hace referencia asimismo a las leyes que el autor "bautiza" con su propio nombre (las Leyes de Acosta) a saber:


  • Una tarea requiere un tiempo tanto mayor cuantas más veces la interrumpimos y reanudamos.
  • Para una tarea corta, siempre se encuentra un minuto. Para una larga, nunca hay tiempo.
  • Lo perfecto, rara vez resulta rentable.

Paradojas de la vida: leí este texto (la mejor obra sobre el particular que ha caido en mis manos) en un momento en el que ocupar el tiempo en algo productivo era, cuanto menos, difícil de imaginar.
Estabamos trabajando en un proyecto cuyas fechas eran realmente críticas. Nos encontrabamos a finales de diciembre y era necesario tener listas las piezas de inyección de plástico para comenzar de inmediato la fabricación de unos equipos cuya facturación era relevante y cuyas penalizaciones en caso de demora en las entregas eran elevadas. Después de intentarlo todo en el proceso de inyección, se llegó a la conclusión de que era necesario modificar los moldes de las piezas para tener alguna posibilidad de éxito.

Tras hablar con el proveedor del utillaje, acordamos que se trabajaría toda la noche para reducir al máximo el tiempo de entrega. La presión se palpaba en el ambiente y el tiempo jugaba claramente en contra nuestra. No podíamos correr más riesgos, de modo que cogimos el primer avión a Lisboa y, desde allí fuimos hasta las instalaciones del proveedoren coche en Marinha Grande.

Estuvimos toda la noche en el taller sin dormir, siendo casi nuestra única ocupación conseguir que, efectivamente, todas las horas disponibles fueran dedicadas a nuestro proyecto. Lo recuerdo como si fuera ayer: para no dejarme vencer por el sueño -y de paso para aprovechar el tiempo- decidí leer este libro.