Ir al contenido principal

Servicio excelente

Días atrás descubro una grieta en el parabrisas delantero del coche. Son las 11:00 de la mañana y llamo al taller de siempre comentando el problema. Me sorprende lo que me dicen: "aún no son las 12:00h, encargaremos una luna nueva ahora y la tendremos aquí mañana". Me sugieren hablar con mi compañía de seguros para concertar cita de peritaje.

Hago lo propio. "El perito pasará por el taller a primera hora de la mañana" me comentan.

Al día siguiente, a mediodía, me llaman comunicándome que el coche está listo. Lo recojo. El nuevo parabrisas en su sitio. El coche, recién lavado. Incluso han tenido el detalle de despegar la sujeción del teletac que tenía en la luna vieja y ponerla en la nueva. ¿Se puede pedir algo más?

Sorprende -positivamente- cuando todo funciona tan bien. Y ciertamente no es fácil. No son pocos los actores a coordinar: fabricante del vidrio, centro de distribución de repuestos [del fabricante de automóviles], transporte de distribución, taller de reparación, central de avisos [de la compañía aseguradora] y perito.

Una agradable sorpresa que ayuda a soportar un poquito mejor esta ola de calor que estamos viviendo en el sur de Europa este verano.