Ir al contenido principal

En la recta final del verano

El periodo estival me ha permitido -una vez más- hacer alguna de esas cosas que tanto apetece hacer y que tan difícil resulta colocar en la agenda, en este caso: disfrutar de la familia, viajar y leer.

Este verano dos han sido los viajes: Cantabria y Aquitania. Los libros, tres o cuatro. Sobre mi mesilla de noche (foto) ha habido media docena de títulos de los que tengo costumbre de leer dos o tres en paralelo. La imagen, tomada días atrás, recoge algunos de ellos:
  • En busca de la Excelencia, de Tom Peters
  • El hombre que cambió su casa por un tulipán, de Fernando Trías de Bes,que comentaremos en breve en estas mismas páginas
  • Arquitectura del siglo XX, un interesante compendio de estilos desde la Bauhaus hasta finales de siglo
  • La Edad de Oro, conjunto de semblanzas del periodista Vicente Molina Foix sobre personajes que han vivido ya su madurez.
  • El Mundo de Ayer: Memorias de un Europeo, obra de carácter autobiográfico de uno de mis narradores favoritos: Stefan Zweig.
  • Atlas del Cielo, en un nuevo intento de desempolvar mi telescopio (hasta ahora no ha sido posible, pero todo llegará...)

¡Buena entrada en el nuevo curso!