Ir al contenido principal

Periódicos, cupones y... gestión de stocks (The big Dream)

Con el inventario sucede lo mismo que con los residuos contaminantes: aunque esté bien reducirlos, lo ideal es no generarlos. Claro que esto no es fácil, ya que como clientes demandamos respuestas cada vez más rápidas.

Aunque planificar es una actividad que a los humanos no nos agrada demasiado (salvo que se trate de hacer lo propio con las vacaciones), sería de gran ayuda que cuando un usuario fuera a comprar -pongamos por caso- una cámara de video, avisara de sus propósitos al punto de venta con cierta antelación, lo cual permitiría optimizar la cadena de suministro.


Esto, que no parece sino un sueño, es desde hace algún tiempo, una realidad. Una de las técnicas más usadas para conseguir este efecto es el de los conocidos cupones del periódico. Yo suelo llamar a este sistema The big Dream. Su funcionamiento puede resumirse así:

1. La empresa promotora de ventas -asociada con o perteneciente al mismo grupo empresarial que el editor del periódico- lanza una tremenda campaña publicitaria. Es el sueño del promotor: publicidad a muy bajo coste (ya que se hace en un medio propio y cuando conviene -por ejemplo en épocas en las que baja la contratación de anuncios)

2. El usuario compra el periódico un determinado número de días. Es el sueño del vendedor: la editorial asegura la venta de ejemplares a los interesados en el propio periódico y a un colectivo cuyo principal interés es bien distinto (la cámara de video)

3. El cliente reserva el producto en cuestión en su punto de venta habitual para, algún tiempo después y una vez haya completado su cartilla con los correspondientes cupones, pasar a recogerlo. Se conoce pues la demanda total del producto y su distribución geográfica: es el sueño del distribuidor.

4. El usuario recibe un producto a un precio muy ventajoso, de manera que este es también el sueño del comprador.

De modo que este bien podría ser el Mundo Feliz que imaginaba en su día Aldous Huxley si no fuera por las pesadillas que este tipo de acciones proporcionan a los vendedores de periódicos, que cada vez necesitan más espacio para los artículos promocionales y menos para las propias publicaciones.

Que disfrutes de este jueves -por cierto: día especial de los suplementos ;-)