Ir al contenido principal

Aldi: un estilo que crea escuela


Días atrás he viajado a Villacañas (Toledo) por motivos de trabajo. En el viaje de vuelta a Madrid me sorprendió encontrar un hipermercado Aldi, ya que esta cadena cuenta con una presencia muy modesta en la geografía española. Detuve el coche y compré un par de cosas. A la entrada, una fotocopia de un artículo de prensa dice: "Aldi es una de las marcas que más ha aumentado su valor en los últimos años"

Después de haber pagado en la caja, el dependiente -que mucho me temo que a la vez era gerente del centro, responsable de atención al cliente, reponedor ocasional de producto y algunas cosas más- y que me había visto leer el artículo al entrar al centro, se acerca rápidamente a la pequeña oficina de la tienda y me ofrece una copia de la noticia. Hace también unos comentarios en tono amable que me hacen sospechar que él era, además de todo lo anterior, responsable de marketing de la tienda.

El estilo Aldi es, sin duda, una lección en estos tiempos de crisis. Lección basada en tres cualidades admirables: trabajo duro, humildad y simplicidad.

El protagonista de nuestra historia bien puede ser un
ejemplo de lo primero. De lo segundo, lo es la prácticamente nula notoriedad social de los hermanos Albrecht -dueños de Aldi- la suma de cuyas fortunas les hace los hombres más ricos del mundo según el famoso ranking de Forbes . Respecto a la simplicidad, basta con pasarse por una de sus tiendas y observar ciertos detalles logísticos como sus originales códigos de barras, la autolimitación de referencias o la ausencia de lo superfluo en general. Todo ello, basado en el conocido como "principio Aldi"

.......................................................
Artículos relacionados:
He leído... "Los once secretos del éxito de Aldi"
Complejidad y coste

.......................................................