Ir al contenido principal

Sobre Logística Inversa, vasos y buenas ideas.

Este pasado fin de semana he visitado -por fin- la Expo 2008 que se celebra hasta el 14 de septiembre en Zaragoza con el Agua como protagonista. He disfrutado y mucho. La arquitectura de los pabellones y los edificios emblemáticos me ha cautivado, en especial la de la torre del agua, del arquitecto Enrique de Teresa, y el pabellón puente de la famosa Zaha Hadid con unas formas espectaculares no exentas de desafios técnicos (como curiosidad, la profundidad de los pilotes es de 73 metros)

Ha sido un día de calor soportable gracias a los generadores de bruma y las fuentes, en las que es un placer refrescarse los pies. Un punto claramente falto de mejora es la gestión de colas, paradójicamente crucial en este tipo de infraestructuras. Es una lástima que habiendo mucha experiencia en este terreno no se haya aplicado (aún)

Pero yo de lo que quería hablar era de Logística, en concreto de dos puntos: la gestión de residuos, mejorable en algunos casos (como la ubicación e identificación de papeleras) y francamente buena en otros, como el caso del "vaso solidario" (foto) que funciona al estilo de las antiguas botellas de vidrio. Se paga por él y es cambiado por otro (lavado) al hacer una nueva consumición, pudiendo recuperar el importe antes de abandonar el recinto o conservarlo como recuerdo, contribuyendo en este caso con diversas ONG de ayuda al suministro de agua en países con problemas hídricos.

El vaso es producido por la firma aragonesa ARAVEN, tiene una capacidad de 33 centilitros y está fabricado en polipropileno. Su diseño es muy funcional: encaja perfectamente en las manos y en los labios al beber, no resbala, parece bastante resistente a los impactos y al desgaste e incluso tiene cierto atractivo. Tanto la idea (recuperar el concepto de "casco" o envase retornable a cambio de dinero) como el diseño y su puesta en práctica, me han parecido excelentes. ¡Mi enhorabuena al equipo que lo ha hecho posible!