Ir al contenido principal

Compras en el sector de Automoción. Una tarde con... Luis Lagunas

Por su saber y buen hacer, Luis es para mí un clásico en el mundillo logístico de Aragón. Licenciado en Ciencias Químicas, tiene una amplia experiencia en el mundo de la automoción y, como Director de Compras de CEFA -proveedor nivel 1 de los grandes del automóvil- siempre resulta interesante escucharle.

El amigo Luis nos ha visitado dentro del programa de formación en Logística de la Escuela de Negocios Kühnel para hablarnos de la Gestión de Compras en el mundo del Automovil. Antes de su charla nos vemos en una cafetería situada en la séptima planta de un céntrico edificio de Zaragoza, donde contesta a nuestras preguntas junto a un humeante café.

Luis, ¿el comprador nace o se puede hacer uno comprador por el camino?
El comprador se hace. Toda profesionalización que tenga que ver con la Industria, puede ser desarrollada a nivel personal. Nacer nacerán los artistas: los poetas, los cantantes quizás…

Creo que estaremos de acuerdo si decimos que la labor del comprador se ha profesionalizado mucho en los últimos años. Desde tu punto de vista: ¿ha ocurrido lo mismo en el caso de las Ventas?
Al menos en el sector del automóvil, cada vez nos encontramos con gente más preparada técnicamente, profesionales que entienden y son capaces de hacer ver los factores que contribuyen a que los costes de un producto sean como son. Actualmente, las Ventas en nuestro sector requieren técnicos que venden, más que vendedores con conocimientos técnicos.

¿Cómo es un día normal de Luis Lagunas en el trabajo?
La industria del automóvil es muy absorbente, se trabaja con mucha presión. Gran parte del día se dedica a la solución de problemas concretos: un rechazo por falta de calidad, el retraso de un componente determinado... Desgraciadamente todos deberíamos más tiempo a la planificación, la mejora, los objetivos y menos al día a día.

Los proveedores del Este ¿son “gente de fiar”?
Sí, los proveedores del Este tienen un grado de especialización suficiente. Al menos en nuestro caso, en el que hablamos más bien del centro de Europa: checos, polacos y húngaros, nos hemos encontrado con profesionales de gran experiencia técnica. Lo único que les falta es el aspecto competitivo y el espíritu de mejora continua. Su formación es igual o mejor que la nuestra en muchos sentidos.

¿Y en el terreno comercial?
Comercialmente son de fiar también. Otra cosa quizá sean los chinos, ese mercado no lo conozco.

¿Cómo ves el futuro de la industria en Aragón?
Desgraciadamente, el futuro de la industria en Aragón, pasa por el mantenimiento de Opel en Figueruelas. Queramos o no, la dependencia que tiene todo Aragón de esa planta, hace que todo pase por ahí.

Entonces puede decirse que corren buenos tiempos…
Eso significa que tenemos el futuro "asegurado" hasta 2015, fecha hasta la cual está previsto fabricar el Meriva. Pronto, la propia planta de Opel será la primera que deberá librar la batalla del nuevo Corsa. Tanto los que suministramos directamente a Opel como todos los proveedores de los niveles siguientes nos jugamos mucho en este sentido.

Europa del Este es al automóvil como China es a la industria de la electrónica. ¿Es esta regla de tres cierta?
Es un silogismo racional, sí.

Una pregunta más técnica: ¿qué relación hay entre la subida del precio del crudo y el de los materiales plásticos?
Los materiales más usados en la industria proceden de la fracción C3 –propileno- al que se añaden aditivos: estabilizantes, antioxidantes, cargas minerales, colorantes, etc. Lógicamente el precio del crudo marca la tendencia Los precios se negocian por trimestres y tienen relación con la fracción C3. A veces ocurre que los precios del petróleo bajan y por razones de consumo, el precio del C3 sube. Lo normal sin embargo es que el C3 –y por tanto los plásticos- suban al subir el petróleo.

Para terminar, un par de recomendaciones para quien empieza como comprador.
La primera y fundamental: cuestionarse siempre los procesos y los proveedores actuales. Trabajar siempre en la mejora de los materiales, procesos y automatización. Introducir criterios de competitividad, contratos de larga duración con mejoras periódicas y nuevos procesos para –en definitiva- ir en paralelo a la presión del cliente.