Ir al contenido principal

Barcos para todo


No deja de sorprenderme el abánico de posibilidades que ofrece el transporte marítimo. Visitando Santander hace unos días me encontré en su astillero con un par de buenos ejemplos, uno de los cuales aparece en la foto. No eran -desde luego- lo más raro que he visto flotando sobre los mares, pero sí un apunte curioso y la prueba de que en los astilleros españoles algo (que ya es decir mucho) se sigue moviendo...